Hasta la victoria siempre… ¡Beyonce!

Ha nacido una nueva reina de los desposeídos. Cual Khaleesi presenciando los duelos de gladiadores para bañarse de pueblo, la nueva Reina Beyonce emergió del corazón del neo circo romano para iluminar un sendero emancipador ante los ojos de millones y millones de explotados.

Su performance esclarecedora en el súper tazón -televisada a través del “Pay per view”- ha puesto de manifiesto la inviabilidad histórica de un sistema corroído en sus entrañas. Tras el inmoral e impúdico salvataje a los banqueros responsables de la crisis del 2008, la capitulación de Obama frente a la maquinaria burocrática imperial y su colonialismo con rostro negro y humano, se ha liquidado el consenso alrededor de un modelo de dominación agotado, que ahora presenta fracturas definitivas en el bloque histórico que le dio lugar y posibilidad de existencia. La incontrolable e imprevisible candidatura de Donald Trump y el naufragio electoral del matrimonio Clinton son síntomas de esta crisis orgánica de largo alcance, que ha dinamitado el techo y corrido todos los límites para una intervención de corte anti-sistémica.

La fórmula Bernie Sanders – Beyonce tiene la posibilidad de expresar en el ámbito de la representación político electoral un bloque popular-democrático, que apoyado en la movilización de hordas de comedores de hot dogs podrá imponer al stablishment bélico-comunicacional-financiero un programa de reformas estructurales en favor de quienes viven de su trabajo.

La interpretación de La Reina en la meca del capitalismo posmoderno ha despertado de un largo letargo consumista a millones que hoy se vuelcan masivamente a las calles de los Estados Unidos pidiendo paz y pan. La súbita toma de consciencia respecto a los alcances devastadores de las políticas ultra liberales que se vienen implementando desde el gobierno de Reagan, ha puesto en jaque al conjunto de la plutocracia norteamericana. En estos días se han derrumbado las ventas de Nacho´s con queso Cheddar y de televisores mayores a las 55´ pulgadas, ambos indicadores de un categórico fin de ciclo.

Ante la imposibilidad de los sectores dominantes y de la institucionalidad vigente de contener y dar cauce a las nuevas demandas del pueblo gringo, hoy sublevado de manera masiva y violenta en todo el territorio, recae sobre los hombros del binomio Sanders-Beyonce la responsabilidad histórica de impulsar una rearticulación contrahegemónica capaz de retomar las mejores de tradiciones de organización y lucha del pueblo yanki.

Los desalojos masivos tras la crisis de las sub-prime, el fracaso del aventurismo bélico en Irak, Afganistan y Siria, la expansión obscena de la brecha de desigualdad y las revelaciones de Frank Underwood acerca de la corrupción estructural que impregna al conjunto de la clase política y el stablishment que opera en Washington dc, han reavivado el fuego sagrado de las Panteras Negras, el espíritu pacifista canábico del movimiento hippie anti-guerra de Vietnam y han vuelto a despertar las pulsiones de cambio que Occupyaron Wall Street en 2011.

Ha muerto el llamado “consenso del centro” que impuso la tecnocracia liberal. No queda lugar para los débiles. Se inicia una nueva era de guerras y revoluciones en la que se jugará el destino mismo de la humanidad y el planeta que dolorosamente la soporta. Sanders o Trump. Socialismo o Barbarie. Proletarios del mundo, uníos! Beyonce y las fuerzas de la historia están de nuestro lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s